Aleksandir – Skin (2020)

Una de las revelaciones en la música electrónica este 2020 fue sin duda el joven productor de Estambul, Turquía, Aleksandir, con este excelso álbum, Skin, su segundo álbum, producido publicado el pasado diciembre en el sello finlandés Omena. Adepto empedernido durante su estancia académica en el Reino Unido, se sumergió en la escena club de Bristol. D regreso en su natal Turquía adoptó como nombre artístico la transliteración de su nombre, Alexander Lawrence. El año 2019 fue de posicionamiento y el EP Hard to explain le dio motor turbo en la vertiente electro breakbeat.

Esta producción de 9 espléndidos tracks explora un sonido más profundo, en el plano downtempo, sin dejar de perfeccionar los recursos del break y electro. El disco arranca con un jaloneo de glitch “I used to dream”, para incorporar como en olas una rítmica hiper dubbed, con vocal sublime y un sint||e agudo levanta protagónico una hermosa pieza downtempo y entonces se comprende el código musical en que se planta este joven turco, primer tema que cierra sus casi 4 minutos con voces radiofónicas sampleadas. 

Ambicioso segundo track “Threshed”, una conjunción rítmica de impecable tratamiento ´de efecto subcutáneo, con un gusto gourmet del downtempo, con una filigrana sonora meticulosamente lograda, donde el tono ácido del sintetizador serpentea en la melodía y una apasionada soltura en el plano deep en el que confecciona el tema musical, completada con una atmósfera de voz femenina de un aeropuerto imposible.

Con el tercer corte, “Prado”, una melodía lejana, extrañamente familiar pasa a la rítmica de un snare drum en tonos calypso, que se acelera para flirtear con fruición el 4/4 de añoranza del dancefloor con una estética de elegante exotismo mediterráneo con una melodía que se acerca con nostalgia a lo que nunca será como antes pero será.

Un diáfano remanso en tónica lounge, en una lánguida onda que mantiene el plano nostálgico, con “Interlude”, da pie al quinto track, “Calvert”, otra delicia downtempo con una profundidad asombrosa, que recuerda un tanto a Burial, una maestría en la composición musical que incorpora una voz masculina en exquisito falsete en una montura rítmica post jungle, y cierra con el sample de una voz femenina en diálogo casual, presumiblemente en turco.

 

En caso de que nuestro paladar musical exija más, el tema “Technicolour” confirma la calidad de un trabajo quizá realizado durante el encierro pandémico. La exploración de sonidos que rodean el esquema melódico con fino tratamiento dub, son parte de su marca distintiva, que le augura una presencia de ascenso indiscutible en el downtempo inteligente que tanto recuerda a Jazzanova y los sellos G-Stone, Compost.

En esa tesitura se despliega “Dotty’s theme”, con un tono elegiaco que hace juego perfecto entre rítmica y estilo de voz etéreo, samples de voz y melodía pegajosa, algunas grabaciones de ambiente urbano dan cierre a la pieza.

Con “Overgrown” baja la intensidad al mínimo con una cadencia rítmica del snare drum en tratamiento dub con un suave kick drum acompañándole en el atardecer del álbum.

El último track del disco, “Skin & mind”, deja clara la destreza de Aleksandir en el código deep del downtempo, con esos cuidadísimos detalles en el tratamiento electrónico, grabaciones de campo, voces que remiten al presente que despierta con un glitch de feedback para verter desde la ventana el dulce soundtrack del confinamiento las delicadas tonalidades de un anochecer ultramarino… Y el amanecer que viene.

https://aleksandir.bandcamp.com/album/skin

0 thoughts on “Aleksandir – Skin (2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *