Tony Conrad

Violín fractal en el anonimato refulgente: la misión minimalista de Tony Conrad

Nacido en Baltimore en 1940, su cruzada con el violín microtonal super drónico no le impidió años sabáticos para dedicarse a producir arte, cine, y una larga carrera docente. Siempre introspectivo, introvertido, se sintió cómodo como piedra angular de innumerables colaboraciones en los principales movimientos vanguardistas en la cultura contemporánea de Estados Unidos.

En busca de la vanguardia olvidada / La escuela Francesa

Podemos destacar una primera generación de personajes que se dedicaron a transformar en música los sonidos electrónicos, como Luigi Russolo y Lev Theremin, pero fue sin duda el trabajo de John Cage, el que sobresale en la encrucijada de un momento histórico: cuando empiezan a explorarse los hallazgos de un universo que aún hoy son de compleja comprensión.
jazz kissa

Música de improvisación de Japón / Dejando el Jazz Café / Una visión personal de la música japonesa de improvisación en los ’70

En los 70 había cuatro jazz kissa, dos de los cuales eran verdaderamente hard core tocando música de Charlie Mingus, Ornette Coleman, Eric Dolphy, y algunas ocasiones Derek Bailey o Evan Parker. Estos dos eran los que yo frecuentaba. Con el tiempo me volví un fan hardcore del jazz adicionalmente a ser un fan hardcore del rock al mismo tiempo. De la música que escuché me vi especialmente conmovido con Abe Kaoru y Takayanagi Masayuki.
Fossil Aerosol Mining Project

Fossil Aerosol Mining Project, 400 Lonely Things – Nigths and Profecy (2020)

Nights and profecy representa un trasfondo de investigación sonora postindustrial, que Helen define como “collage surrealista”, “minimalismo refinado” “electroacústica cáustica”, “dream-pop sublimado”, “ofuscadas grabaciones de campo”, “ruido recombinante” y más.